El Árbol

Como un homenaje luctuoso por los 20 años de deceso, de la autora Elena Garro, la Compañía MiróArte bajo la dirección escénica de Miguel Romero, contando con las actuaciones estelares de Mahalat Sánchez y Ángeles Cruz (quien alterna con Miriam Bravo) volvieron a representar la obra teatral El árbol. Esta dramaturgia ya había sido presentada en el foro “A poco No” en la Ciudad de México y, por el éxito que obtuvo es que nuevamente se lleva a escena, sólo que en ésta ocasión se representa en el Foro “La Gruta” del Ceno Cultural Helénico, debido al éxito que obtuvo.

El árbol es una dramaturgia llena de simbolismos tanto étnicos como de la época recreada por su escritora Elena Garro, quien ubicara el referente de éste drama en los años 40’s en la Ciudad de México. Recordemos que Elena Garro (1916-1998) quien por cierto fuese la primera esposa de Octavio Paz, es considerada como una gran escritora mexicana perteneciente al género del realismo mágico e innovadora de la novela fantástica. El árbol es un drama lleno de intriga, suspenso, e incluso un poco de terror y conflicto. Sus personajes son totalmente vívidos, en especial el de la mujer indígena quien desnuda su alma tras los momentos cruentos de su vida.

Mahalat Sánchez en esta obra, muestra sus grandes dotes histriónicos que le hacen acreedora a calurosos aplausos por parte del público, quien la ovaciona por la gran emotividad que imprime en su personaje de Laura, la mujer indígena. La trama un tanto costumbrista, da muestras de la idiosincrasia machista que imperaba en el México de los años 40’s en que las mujeres aprobaban ser golpeadas por los hombres, en aras de supuestamente “haberse portado mal” por lo que eran consideradas como “mujeres malas” . Ideología que aún impera en poblados étnicos pequeños o pueblos indígenas, en donde El árbol, al cual alude la autora en la obra llevando el título, es realmente simbólico entre algunos indígenas quienes consideran que con un fuerte abrazo, mitiga los pecados de quien lo rodea con sus brazos; rasgo que introduce a la obra en el “Realismo Mágico”.

El árbol es un drama que presenta en su narrativa a dos mujeres, una citadina de clase acomodada cuyo nombre es Marta, la otra es Laura, una mujer indígena aparentemente desamparada quien un día se presenta tras haber sido golpeada por su marido en la casa de Marta. Las dos mujeres parecen ser amigas, sin embargo, tras el diálogo que lleva a la mujer indígena a descubrir su pasado tormentoso, Marta no sólo cae en cuenta de que está frente a una total desconocida, sino que además se enfrentará a una mujer peligrosa. En la obra Elena Garro enfrenta a dos clases tanto sociales como étnicas diferentes, dando con ello pauta a situaciones adversas. Una mujer indígena narra los conflictos surgidos en el injusto señalamiento que le hiciese otra mujer, lo cual le lleva a cometer una solución extrema con ella.

En la trama, surgen ideas sobre el amor que imperaban en los albores del siglo pasado, mostrados a través del personaje de una mujer indígena, quien repentinamente pareciera haber llagado a la urbe de la ciudad. Dicho personaje protagónico en la trama sirvió de pretexto a la escritora, para hacer de su dramaturgia una obra de denuncia social. Dos mujeres comparten un diálogo en dónde la verdad caótica se deja entrever; situación dibujada mediante el diálogo a través de la psiquis de un personaje que se ciñe entre ser victima o victimaria.

El final la trama muy al estilo de la escritora Elena Garro, termina siendo un tanto inconclusa; ello en el sentido en que siempre estilaba dejar puertas abiertas para la interpretación final de su obra, tanto a sus lectores como a los espectadores. La obra teatral El árbol se puede ver los días lunes en el foro “La Gruta”.