Entrevista con Dios. El libre albedrío

 

¿Por qué ver en la actualidad una película sobre Dios? Independiente de las creencias de cada uno, la película nos cuestiona sobre temas universales como el libre albedrío.  Más allá de una historia secundaria débil, considero que el valor de la película radica en que logra cuestionar al espectador. Es una película que no termina por ser redonda pero se deja ver y si se mira sin prejuicios hasta es interesante.

La historia nos introduce en la vida de un joven reportero que estuvo en Afganistán, ahora de regreso en Nueva York, se enfrenta en el final de su matrimonio, mientras recibe la propuesta de entrevistar a un hombre que afirma ser Dios. En tres sesiones lo que parecía ser una nota más, termina por confrontar al periodista para mirar de frente su situación personal.

No se trata de una película cristiana, sino de una película con tema sobre Dios. Es algo que se agradece de la cinta, en gran medida debido al director, el veterano: Perry Lang, que ha dirigido sobre todo televisión como Los Monsters y Miami Vice. El mensaje se deja a la interpretación del espectador. Sin querer imponer una visión o hablar de una religión se nos cuestiona sobre temas de interés para cualquiera como: el libre albedrío, el alma y el sentido de la vida.

La actuación de Brenton Thwaites, es un poco sobrepasada, ya que no entendemos el motivo de ser tan melodramático. Este actor que nos fascinó en: Los dioses de Egipto, Piratas del Caribe: La venganza de Salazar o Maléfica, pareciera que con esta película está preparándose para dar su salto a las telenovelas.

La película se divide en dos partes, ésta interesante y hasta inteligente entrevista con Dios y por otra parte, los problemas personales y matrimoniales del periodista que ni se nos explican muy bien y como que no vienen al caso. La parte que profundiza en el periodista es mala y poco interesante. Se puso con Sansón a las patadas.

Venimos de tres semanas poco estimulantes en la cartelera comercial y las películas que brillan en las entregas de premios están a la vuelta de la esquina. Entrevista con Dios, es una recomendación, discreta para hacer una reflexión, tan acostumbrada a inicios de año. Sin ser la gran película, deja con un buen sabor de boca al darnos el libre albedrío de tomar el mensaje que mejor nos quede.