La fragilidad compartida: Ejecutor 14

“Teatro Sin Paredes” y “Mono Teatro” acaban de estrenar la puesta en escena de la obra teatral Ejecutor 14 que muestra un personaje desgarrado desde el fondo de sus entrañas, en medio de los terrores de una guerra civil, en donde todo hombre puede convertirse en el Ejecutor 14 hasta llegar a límites impredecibles.

Sin embargo, el personaje pretende ser redimido por su autor, o por lo menos comprendido por su público, a pesar de presentar con crudeza y deshumanización a un hombre que presenta un testimonio en donde describe los pormenores de los hechos padecidos y ejecutados posteriormente, en contra de terceras personas. Una serie de actos que implica toda guerra absurda, en donde las víctimas se vuelven de pronto, en victimarios de otros seres indefensos e inocentes. 

La trama comienza con el testimonio del Ejecutor 14, que se remonta a sus años de infancia, en donde observaba el bullying en aras de un racismo y sectarismo infiltrado en su sociedad.

La dramaturgia es un monólogo escrito por Adel Hakim, bajo la traducción al español y la dirección artística de David Psalmon, en donde actúa Osvaldo Sánchez, quien hace muestra de sus grandes dotes histriónicos.

Sobre el texto posbélico de Adel Hakim, David Psalmon hace una reflexión sobre la historia y la adaptación que presentan con base a la obra Ejecutor 14:

Ejecutor 14 propone un viaje hacia el paisaje interior de un hombre común vuelto verdugo. Un hombre que ha perdido los últimos rastros de lo que lo hacía humano. Al menos en esa reconstitución de los hechos que permite el teatro, ese compartir con el espectador, le puede devolver su humanidad y permitir encontrar la paz. Y es justamente esa reconstitución, ese acto de confesión y de fragilidad compartida que pretende develar esta puesta en escena, en la que un actor le da vida a ese hombre común, nutrido por los superhéroes de su infancia, los sueños de grandeza, la inocencia, el amor…. Hasta que un día todo se derrumba y se hunde irremediablemente en un mar de sangre, de tristeza y de desolación. Una puesta en escena esencialmente basada en este sencillo y sin embargo tan profundo “acto de reconstitución”. Nada de artificio, nada de parafernalia teatral. Sólo un actor, una mesa en el interior saqueado por la guerra y aquellos que vinieron a escuchar su historia…

La obra resulta realmente desgarradora. Un drama que es presentado en un solo acto escénico y con un cuadro ya descrito por el director David Psalmon. Ejecutor 14 se presenta en el Foro B de “La Teatrería” de viernes a domingo, bajo el patrocinio de la Secretaría de Cultura y el FONCA.

 

Fotografía: lateatrería.com