Parásitos. Una joya del cine contemporáneo

Por fin llega a la cartelera comercial mexicana el filme ganador de La palma de oro en el Festival de Cannes de este año. Parásitos de Joon-ho Bong, se convirtió en la primera película surcoreana en ganar el máximo galardón en Cannes y todo apunta que será la película que le quitará el Oscar a Almodóvar. Parásitos, se trata de una película alucinante que engancha desde los primeros minutos. Una mezcla ecléctica de tonos, temas, personajes y ficción dentro de la ficción.

Un golpe de energía y reflexión, sin lugar a dudas una de las mejores películas del año.

La historia se centra en una familia humilde y desempleada en Corea del Sur. Por motivos del azar y unas cuantas mentiras, el hijo, entra a trabajar en la casa de una familia de alta sociedad. La familia humilde se vale de artimañas para inmiscuirse en la elegante casa. Cuando la familia rica sale de fin de semana todo se complica de una manera compleja, divertida para desatar la verdadera personalidad de los personajes.

Al ver la película, la emoción brotaba en cada minuto y es que se trata de una película fascinante. Me sorprendió la facilidad con la que el director cambia el tono, y a su vez el tono cambia la historia de la película. La película es al mismo tiempo un thriller, una sátira, una comedia, un drama social, una película de suspenso incluso terror, un drama y hasta una tragedia. El director borra las líneas entre los géneros, para demostrar el excelente manejo que tiene sobre la trama, las actuaciones, el concepto y es así como nos ofrece una delicia visual e intelectual que es más jugosa a cada minuto que pasa.

Recordarán a Joon-ho Bong, por haber causado conmoción en el mundo cinematográfico con su película: Okja; ahora con Parásitos, se nos lleva a una montaña rusa de emociones que se sustentan principalmente en el tono de la historia. Se maneja la tensión y distensión constantemente. La estructura es paradójica en sí: nos mantiene en constante expectativa conforme a la trama y a la acción de los personajes. Las acciones de los personajes siempre dan la vuelta a nuestras expectativas, esto nos sorprende y nos engancha en una nueva expectativa.

Una joya contemporánea del cine

La película no es nada predecible. En cada momento hay un giro en la historia, los personajes son complejos y con diversos matices. La narrativa visual es minimalista y total al mismo tiempo. Una joya contemporánea del cine. Puedo decir sin temor a equivocarme que se trata de una película como nunca antes la había visto. Es de admirarse que una película genere una reflexión que llega a lo profundo sobre la sociedad y la distribución de la riqueza, y que al mismo tiempo nos hable de algo tan humano como lo es la moral.

Los momentos de tensión son contrapunteados con un humor hilarante. Los personajes aunque a primera instancia se marca una distancia moral, se termina simpatizando, o al menos comprendiendo a cada uno de ellos.

La historia ocurre dentro de una casa que funciona como una gran metáfora de la sociedad que cada vez se divide más en las diferencias económicas, y que dejan de lado la moral, aunque esté siempre presente. La cámara funciona como un subtexto dentro de la historia y los personajes secundarios son los generadores de la acción.

Sin duda es la mejor película de la temporada. Ya sorprendió con sus nominaciones en los Golden Globes y auguro que seguirá sorprendiendo en las nominaciones al Oscar. Disfruten la película ya que tiene mucho que decir a cada persona.

Déjenme saber cuál fue es su opinión.