Urinetown, El Musical

 

“Un lugar terrible donde jamás te gustaría vivir, sin embargo ya vives en él”. Cuando nos ponemos a reflexionar sobre los acontecimientos que envuelven al mundo y específicamente a todo lo que nos rodea en la proximidad, y aunque lo asimilemos como una cotidianidad, descubrimos que en verdad a nadie le gustaría vivir bajo estas circunstancias. Urinetown. El musical habla sobre esta problemática, en forma de sátira. Ganadora del Tony Awards en 2001 y que en 2017, la compañía Ícaro lo estrenó, bajo la dirección de Miguel Septién y que ahora se presenta todos los jueves hasta el 18 de junio a las 20:45 hrs., en el Teatro Milán.

“Urinetown. El musical” es una crítica contra el capitalismo, la política y la responsabilidad del ser humano. En una ciudad, que bien podría ser cualquier ciudad, la sequía de muchos años ha obligado a restringir el consumo de agua, llegando al extremo de racionalizar y mercantilizar la necesidad básica de orinar, por lo que las personas tienen que hacer enormes filas y pagar por entrar a los sanitarios públicos. Por otro lado, los empresarios y políticos corruptos son los que han orillado a una de las más extremas pobrezas de los habitantes. Hasta que Booby Strong se revela, inducido por la bella Hope Cladwell, y guiado por la voz de su corazón.

Al ser un musical cuenta con un considerable elenco, dentro de los cuales se destaca el actor Eduardo Siqueiros, quien interpreta al Oficial Lockstock, creando un excelente personaje, con gran dominio de transiciones y matices. Liliana Rojas, quien interpreta a la pequeña Sally, de igual forma convence en el personaje de una niña ingenua, pero con gran inteligencia. Aitza Terán, quien hace a Hope Cladwell igual encanta con su firme actuación y su dulce voz. También es de destacar las actuaciones de Memo Sánchez, Andrea Biestro, José Grillet, Enrique Arce Gómez y Diego Meléndez, que, junto con Felipe Reyes, Nayeli López, Uriel Valenzuela, Yolanda Padilla, César Ramos, Sara Aimeé y Claudia Menchaca, hacen de este, un musical imperdible.

Aunque son pocos elementos escenográficos, acotan lo necesario para trasladarnos en la ficción de la historia; compuesto por letreros de madera, sillas, una mesa y una mampara, diseñado por Félix Arroyo, quien también está encargado de la iluminación, haciendo uso adecuado de luces, sobras y contrastes que suman a que visualmente sea un agasajo. El vestuario, de Luis Roberto Orozco, con una línea de confección como si de retazos se hubiera armado, lo hace atractivo. La música de Mark Hollmann tiene una gran importancia, al igual que la coreografía de Arantza Muñóz Montemayor.

Urinetown. El musical obra de Greg Kotis y Mark Hollmann, es una sacudida a la conciencia, la cual nos invita a reflexionar sobre nuestro compromiso social para mejorar nuestras condiciones de vida. Haciendo crítica a los musicales de Broadway, esta obra rompe con todos los estereotipos, teniendo números musicales de claqué y terminando de una forma casi deprimente, pero que invita a la reflexión. En un mundo donde toda persona sabe que va a morir, pareciera que la única pregunta importante y que definirá el transcurso de la vida es: ¿Cómo se desea morir?, hagamos que nuestra vida nos lleve hacia una muerte menos dolorosa y más honrosa.

 

Urinetown. El musical |Teatro MilánLucerna #64, esq. Milán, Col. Juárez. | Dirección: Miguel Septién | Libreto y letras: Greg Kotis | Música y letras: Mark Hollmann | Elenco: Eduardo Siqueiros, Liliana Rojas, Memo Sánchez, Aitza Terán, Andrea Biestro, Felipe Reyes, José Grillet, Nayeli López, Uriel Valenzuela, Diego Meléndez, Yolanda Padilla, César Ramos, Enrique Arce Gómez, Sara Aimeé y Claudia Menchaca / alternan: María José Bernal y Eduardo Torres / swing: Pablo Olvera. | Jueves 20:45 h, hasta el 18 de junio.