1984: Un futuro cercano

La Secretaría de Cultura a través del Centro Cultural Helénico y la Teatrería Producciones presentan 1984, original de George Orwell, bajo la adaptación creativa de Robert Icke & Duncan Macmillan y con la dirección artística de José Manuel López Velarde.

-“En un tiempo dominado por “El Partido”, pensar es un crimen. En un lugar en el que no se sabe ni siquiera qué es verdad, Winston Smith comienza a escribir un diario y con el simple hecho de poner su pluma sobre el papel, desencadena una serie de sucesos que lo hacen cuestionar los fundamentos mismos de la realidad, a descubrir la existencia de un grupo de disidentes conocidos como  “La Hermandad”, pero sobre todo a encontrar una mujer llamada Julia y a experimentar un amor que revoluciona su mente y su vida. Pero Big Brother Esta observando, Big Brother siempre esta observando….”

Un párrafo textual de la dramaturgia de esta obra, cuya trama nos lleva a reflexionar hasta dónde los avances tecnológicos en un futuro cercano, pueden actuar en contra de la integridad humana, dominándonos hasta el punto de querer controlar las mentes.

En la dramaturgia de Orwell, un constante mecanismo vigilante llamado “Big Brother” determina el futuro y actuaciones de la sociedad, manipulándola libremente. No en balde lleva el nombre de Big Brother, parecido al sistema televisivo que en otro momento ha divertido a los espectadores, pero el cual, del mismo modo cumple la función de ser un terrible vigilante las 24 horas del día.

Una obra que trata sobre la rudeza extrema del sometimiento de ése ser racional, en donde el partido postulado en el dominio, sigue tácticas extremas antihumanas hasta el extremo de no permitir que la sociedad tenga un pensamiento libre.

La escenografía está a cargo de Jesús Hernández, la cual es constantemente modificada por un equipo de tramoyistas, quienes ejecutan rápidamente su trabajo, transformando el foro de una vivienda oscura y lúgubre de los año 80 del siglo pasado, en un salón secreto o una cámara de torturas; o bien, en una recámara clandestina. 

Todo ello presentado a media luz, tal vez para inferir el efecto de hostilidad, desafío y ambigüedad de las acciones. Todo ello con la ayuda de la técnica multimedia que hoy en día sirve de apoyo tanto para los actores como para la escenografía; un recurso que apoya la creación de espacios escénicos más sensoriales.

El amor y la pasión son ingredientes que comúnmente no pueden faltar dentro de una obra teatral, aún cuando sea un amor fallido, lo cual le infiere cierto sentimentalismo al texto.  En éste montaje escénico, el amor incondicional termina convirtiéndose en traición bajo circunstancias determinadas.

La temporalidad de la trama dista mucho de ser lineal, pues constantemente se usan regresiones y retrospecciones temporales, lo cual le da un toque futurista o vanguardista a la trama, muy ad-hoc con la trama de George Orwel.

El elenco esta formado por Antón Araiza, Constantino Morán, Vanesa Restrepo, Alfredo Herrera, Tarence Strickman, Angie Vega, Alberto Eliseo, Evan Regueira y la pequeña Julieta Luna. 1984 se presenta en el Teatro Helénico los días viernes, sábados y domingos, hasta el 8 de septiembre del presente año.

 

Fotografía: helenico.gob.mx