La que hubiera amado tanto

Dentro de las actividades que se organizan en la Licenciatura en Actuación dentro de la Universidad de Londres, se encuentras los exámenes finales, donde los alumnos presentan el resultado de su proceso de enseñanza. En esta ocasión bajo la asignatura “Mercadeo de las Artes” cuyo titular es el profesor Enrique Aguilar, se presenta la obra de teatro “La que hubiera amado tanto” del dramaturgo Alejandro Licona, bajo la dirección del alumno Pablo Orozco y la producción de La Silla Teatro y Rogelio Treviño. Esta obra se presentó el 13 de febrero y tendrá 2 días más de presentaciones, el 14 y 16 de febrero, con tres horarios, 6:30, 7:30 y 8:30 pm.

“La que hubiera amado tanto” nos cuenta como un hombre llamado Odilón se encuentra solo y esto le conflictúa, pero su amigo Lotario, le recomienda adquirir un novedoso artículo, el último grito de la ciencia, que consiste en comparar una lata que contiene a la que podría ser la mujer de su vida y compañera fiel. Así acude a la Compañía “Candy Love”,  pero al ver fuera de sus posibilidades el costearse un producto como ese, acepta una lata abollada, lo cual traerá un producto no de la mejor calidad; sin embargo, descubre que esa mujer, sin ser lo que esperaba, podría proporcionarle la felicidad y compañía que deseaba.

Este trabajo está realizado por los alumnos de la Licenciatura en Actuación de la Universidad de Londres; como Odilón, actúa el alumno de tercer semestre Damián Velázquez Alegre; como Adriana, la mujer defectuosa de la lata, está Mariana Clara Tinetti, igual alumna del tercer semestre; como Lotario y Mamá de Odilón, la alumna Daniela Balderas y como “el Vendedor” el actor Óscar Braun. Que junto a la dirección de Pablo Orozco, hacen un excelente trabajo, contagiándonos de buen humor y llegando a conmover por momentos. Resultando así, un proyecto mucho mejor armado y con un gran acierto artístico que otros nombrados “profesionales”.

En la producción destaca el uso de dos bancos o mobiliarios de madera pintados de color rojo, que al desdoblarse forman dos asientos y una mesa, que adquiere diferentes usos lúdicos durante la escena. Además de otros elementos escenográficos como: dos mamparas, una para aforar el especio y otra que hace a la vez de pantalla donde se proyectan escenas en sombra. La utilería también juega un punto importante durante la escena, pues es gracias a las latas que la historia se desarrolla, además de otros elementos como tazas, teléfonos, una radio, etc. La musicalización y efectos de sonido están a cargo del acompañamiento en guitarra por parte de Óscar Braun, quien hace la música, ambientación sonora y efectos en la mayoría de la obra, ayudado en momentos por efectos grabados. La iluminación es básica, pero el uso de intensidad ayuda a transmitir el cambio de escena. Por último el vestuario, conformado por prendas realistas pero con colores y diseños fantasiosos, da otra perspectiva divertida y alegre a la escena, así como el uso de máscaras de todos los personajes.

“La que hubiera amado tanto” sin lugar a dudas, es una obra, bajo la conciencia de que es un montaje académico, y que vale mucho la pena ver; pues el manejo del realismo mágico, hace que de principio a fin, el espectador quede atrapado por los personajes, donde nos envuelven en una situación que dentro del imaginario es posible, pues a fin de cuentas, es chingón sentirse amado, no importando que sea de mentiras. Da gusto ver la calidad actoral y de dirección que se puede desarrollar y alcanzar dentro de un medio académico, símbolo del “hambre” que esta generación de jóvenes tiene por estar dentro del teatro, y proponer proyectos desde una perspectiva cuya visión es la verdad. Aplauso para ellos. No se la pueden perder.

 

La que hubiera amado tanto | Dramaturgia: Alejandro Licona | Dirección: Pablo Javier Orozco | Elenco: Damián Velázquez, Mariana Clara Tinetti, Daniela Balderas y Óscar Braun. |Universidad de Londres, Plantel Vértiz  | Dr. Velasco 73, Col. Doctores. | Miércoles 13, Jueves 14 y Sábado 16 de febrero, 18:30, 19:30 y 20:30 hrs.