Black Bird: Un recuerdo presente

 

Esta obra aborda una historia sobre un caso de pedofilia, en donde dos seres desnudan sus almas, tras el trance lejano de un romance entre un hombre maduro de casi 40 años con una niña-adolescente de apenas 12 años de edad.

El inicio del amor ante un sueño inocente de colegiala, lleva a una chiquilla a relacionarse con su vecino, un hombre de buen vestir, interesante y atractivo, quien la cautiva, arrancando los suspiros de una niña a la que vuelve en mujer.

El romance realizado entre cuatro paredes se conflictúa, hasta el extremo de llegar a una corte en donde el hombre es llevado para ser enjuiciado por cometer un acto pedófilo, teniendo como veredicto final la sentencia de 6 años de prisión.

Pasado el tiempo, la ya joven de 22 años busca a aquél hombre para aclarar las situaciones que los hicieron separarse irremediablemente y de manera tortuosa. El hombre casi no la reconoce, pero reacciona ante el nombre de la joven, quien alguna vez llegara a perturbar su vida, alterándola años atrás.

La trama está llena de momentos emotivos y conflictivos, de esa pasión que resultase fugaz y llena de malentendidos. Dos seres que años antes se amasen pese a todo y que se reencuentran para revivir su tormentosa historia. 

Black Bird es una trama en donde la psiquis de los dos personajes protagónicos está a flor de piel, sorprendiendo al público con su historia.

Un drama difícil y controvertido que su autor, el inglés David Harrower (Edimburgo 1966, Reino Unido) construye con diálogos muy bien estructurados, dando vida a un amor prohibido por el juicio ético-social establecido. Black Bird está interpretada por dos grandes actores, como lo son Alejandro Calva (en el papel de Ray/Peter) y  Cassandra Ciangheroti en el rol de Uma.

Black Bird se presenta bajo la dirección escénica de Katina Medina Mora; la traducción al español de la dramaturgia está a cargo de Jerónimo Best. Usted la podrá ver en el “Foro La Gruta” del Centro Cultural Helénico de viernes a domingo hasta el 29 de septiembre. ¡No olvide compartirnos su experiencia en los comentarios!

 

Fotografía: Centro Cultural Helénico