Zuleyka Montes, la más codiciada

Una vedette, es una artista femenina de un espectáculo derivado del cabaret, cuyo fin era entretener al publico ya sea cantando, bailando y actuando, donde además dentro de su espectáculo integraban a un grupo de bailarines, con vestuarios llamativos que en ocasiones incluían animales exóticos; las que se especializaban en el burlesque, también realizaban desnudos y rutinas de striptease. Zuleyka Montes, precisamente es una vedette, que cuenta su vida en esta puesta en escena, una obra dirigida y escrita por Gustavo Sanders Guerrero. La obra se presenta todos los sábados a las 21:30 horas en el foro principal del Foro Bellescene, hasta el 23 de junio de 2018.

Zuleyka Montes, la más codiciada, trata sobre la vida de esta vedette, desde su infancia y de cómo fue que adquirió el gusto para dedicarse al burlesque, narrando diferentes anécdotas, desde el apoyo de su abuelo para dedicarse al cabaret, las mujeres que influyeron en su decisión para dedicarse a la “artisteada”, su vida íntima y sexual, las propuestas para realizar cine de ficheras, las grandes amistades que adquirió durante su carrera, y los amantes que apadrinaron la misma; así como sus lujos y arreglos corporales, todo contado con humor y ligereza. Dentro de los recuerdos y para representar avances temporales, se presentan algunos cuadros musicales.

La encargada de interpretar a la vedette Zuleyka Montes es la actriz, presentadora de televisión y vedette transgénero Alejandra Bogue, que al interpretar a una mujer de más de 70 años, termina con el cliché de la voz de ancianita, ocasionando que, en la mayoría de los textos, se perciba una interpretación plana y en ocasiones algo aburrida. Además, como actores de apoyo están Maritza Pulido (La Orquídea Negra) cuyo trabajo únicamente se destaca por su figura, su nivel interpretativo no termina de completarse; sin una gran participación, está Adán Herrera, con una interpretación un tanto accidentada y con poca credibilidad. Cabe destacar que el personaje de Zuleyka Montes es alternado por la actriz Natalia Traven.

El escenario recrea un vestidor, donde vemos diferentes vestidos, pares de zapatos, tocados, abrigos, un espejo, un biombo, carteles y una mesita con artículos y accesorios, además de una silla. El vestuario es realista evocando diferentes épocas de los años 70’s, 80’s y 90’s, aunque principalmente la protagonista siempre está con una bata negra, siendo los otros dos actores-bailarines quienes tienen mayor juego en su vestuario. La utilería igual ayuda a contar la historia, viendo un celular, plumas, cigarro de mota, etc. La iluminación se suma al juego lúdico de cambio de atmosferas para acentuar momentos emotivos, así como para resaltar los números musicales. Por último, adquiere gran importancia la música que se utiliza, pues son la base de los números musicales que intentan evocar cómo era el burlesque en esos años.

En general la obra Zuleyka Montes, la más codiciada, es un monólogo que llega a tener tientes interesantes al dilucidar cómo era, posiblemente, la vida de las vedettes, sin embargo, se queda en un intento por la falta de credibilidad actoral y por lo accidentado de los números musicales, donde Maritza Pulido (La Orquídea Negra) y Adán Herrera, en vez de ayudar a sumar en la puesta, por momentos le resta realismo, sobre todo en la escena de los años 80, del movimiento hippie, donde toda la dinámica es poco creíble, se percibe marcada y nada real, cuestiones que en general abundan durante toda la obra, posiblemente se trate de un planteamiento de dirección que descuidó esos detalles, para concentrarse en el marcaje escénico, descuidando la imprescindible dirección de actores.

Foro Bellescene

Zempoala #90, Col. Narvarte Oriente, Del. Benito Juárez

Sábados 21:30 hrs.

Hasta el 23 de junio de 2018

Dramaturgia y dirección: Gustavo Sanders Guerrero

Elenco: Alejandra Bogue, Maritza Pulido (La Orquídea Negra), Adán Herrera y Natalia Traven.