Moscú: Una propuesta que respira en la CDMX

Una obra teatral que toma como punto de partida la obra magistral de Antón Chèjov “Las Tres Hermanas”. Tal vez Usted se pregunte el por qué entonces se intitula Moscú. La respuesta es sencilla, resulta que la puesta en escena —bajo la dirección y autoría de Aurora Cano— además de estar inspirada en el texto de Chèjov, muestra parte o fracciones de la misma.

Dicha obra es protagonizada por los personajes femeninos de Olga, Shasha e Irina;  personajes protagónicos que aparecen también en la obra de Aurora Cano Moscú con diálogos a media voz, producidos bajo el recurso escénico de “Voz en Off” como parte de la trama contemporánea de Aurora Cano.

Es decir qué con la magia del teatro, de pronto se detiene el tiempo actual, dando paso a la representación del texto clásico de inicios del siglo pasado, interpretándose de manera alternante; es así como los personajes de las tres actrices mexicanas aparecen en escena, dándole vida a los personajes de “Las Tres Hermanas” del clásico de Antón Chèjov. Dicho en otras palabras, aparece un teatro, dentro de la representación de la obra teatral de MOSCÚ de Aurora Cano.

“Tres mujeres perdidas en un teatro a principios de los siglos XX y XXI. Tres actrices en busca de un espectador transitan de la estepa rusa al páramo mexica. Tres generaciones de hermanas, de artistas, de incendiarias se cuestionan la pertinencia del teatro y la dirección de sus vidas personales mientras intentan llegar a un lugar en donde todo pueda ser deslumbrante, o al menos cálido.”

En la obra de Antón Chèjov “Las tres hermanas” fundamentan sus frustraciones personales por el hecho de residir en una pequeña provincia rusa. Ellas acarician la idea de algún día poder mudarse a la ciudad de Moscú, región en donde tiempo atrás viviesen una infancia muy feliz, es por ello que basan la esperanza de recobrar, con su retorno a Moscú, la alegría alguna vez vivida. Una situación que nunca sucede dentro del drama de Chèjov.

En la propuesta escénica de Aurora Cano, como a priori menciono, dicha obra es narrada en Voz in off por parte de los tres personajes femeninos que protagonizan la obra teatral, de manera paralela a la representación de las tres actrices contemporáneas, quienes tienen como referente el México actual.

Ellas trabajan en un foro teatral, en el cual comparten no sólo los créditos como intérpretes del drama clásico de Antón Chèjov, sino también sus vidas, las cuales relatan con diálogos coloquiales y uso de palabras altisonantes. De dicho modo expresan sus quejas, comentarios emitidos a fuerza de la amistad y camaradería profesional, por lo que ventilan algunos problemas y vicisitudes padecidas tras bambalinas.

Se podría decir que la autora de ésta nueva trama intenta hacer de alguna manera un paralelismo con los personajes protagónicos del ícono ruso. Presenta mediante el personaje de Eri, la idea enajenante por dejar la obra y mudarse a residir en Canadá; justificándola ante la angustia y desasosiego de vivir en esta región tan violenta e insegura que es la nuestra.

Como dato adjunto le recordaré qué “Las tres hermanas” fue estrenada en “El Teatro de Arte” de la ciudad de Moscú un 31 de enero de 1901 bajo la dirección de nada menos que Konstantín Stanislavski, logrando a partir de entonces el triunfo que lo catapultó e internacionalizó como un gran escritor.

En tanto que la obra de Aurora Cano Moscú fue escrita un siglo más tarde, también en los albores del siglo que da paso a una era totalmente diferente. Cuenta con un vestuario, un maquillaje y una escenografía totalmente moderna e ingeniosa, en donde de pronto con la ayuda del juego de iluminación, aparecen colgados grandes candelabros a la usanza de los albores del siglo pasado, que aluden por supuesto al referente escénico del drama de Chèjov. En tanto que el resto de la escenografía es totalmente retro y en donde el juego de iluminación de distintos tonos e intensidades, ayudan al espectador a entender con claridad la escena que se está representando.

Finalmente, como un plus, se canta la afamada música tradicional rusa de “Ochichornia” (Ojos Negros) y se interpreta una pieza regional mexicana; ambas muy bien dirigidas e interpretadas por las tres actrices en escena, quienes son por cierto Carmen Mastache, Teté Espinoza y Tamara Vallarta.

Moscú se presenta en el Teatro “EL Galeón Abraham Oceransky” del Centro Cultural del Bosque bajo la producción del Instituto Nacional de bellas Artes y Literatura (INBAL) y la Secretaría de Cultura en México, con funciones los días jueves 18:00 horas, viernes 20:00 horas, sábados 19:00 horas y domingos 18:00 horas. Hasta el 8 de marzo.

 

Fotografía: Teatro de Babel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *